St Bernardus, cerveza de abadía de calidad extraordinaria

Las cervezas St Bernardus se encuentran entre las mejor valoradas del mundo entero. La calidad de todas las variedades de su gama es indiscutible y sus cervezas son apreciadas de forma unánime por los amantes de la cerveza de abadía belga


St Bernardus y Sint Sixtus de Westvleteren


Es un hecho de sobra conocido que St Bernardus comenzó a elaborar cerveza gracias a un acuerdo cerrado por los monjes de la abadía de Sint-Sixtus en Westvleteren con Evarist Deconink en 1946. Deconink en aquella época era el dueño de una quesería situada en Watou. La quesería pertenecía originalmente a unos monjes trapenses originarios de la abadía de Mont de Cats, cerca de Francia. La granja de los monjes se llamaba Refuge de Notre Dame de St.Bernard. Deconink adquirió la fábrica de quesos una vez los monjes volvieron a Francia. 

St Bernardus y St Sixtus


Por su parte, los monjes de Sint-Sixtus necesitaban una fuente de ingresos para sustentarse, por lo que alquilaron la licencia de elaboración y comercialización de sus cervezas a Deconink. Las tres primeras cervezas de St. Bernardus, Pater 6, Prior 8 y Abt 12, se inspiraron en las cervezas oscuras, malteadas y fuertes de St. Sixtus. El maestro cervecero de la abadía de St. Sixtus colaboró con St Bernardus, aportando  todas las recetas, la levadura, el equipo y los conocimientos cerveceros.


Cerveza de abadía y producto trapense 


En los años 40 y 50, las etiquetas de las cervezas Westvleteren eran coloridas, lo que contrasta enormemente con la sobriedad de las botellas actuales de Sint Sixtus, sin etiqueta alguna. Ya en los años 70, las etiquetas mostraban las palabras “St Bernardus” junto a "Trappist", "Westvleteren" y "St. Sixtus".

Etiquetas vintage cervezas St Bernardus


Finalmente, St Sixtus decidió no renovar la licencia en 1992. En aquella época se estableció la certificación oficial de producto trapense. Para seguir siendo un producto trapense con certificación oficial, sus cervezas tenían que elaborarse dentro de los muros de la abadía y bajo la supervisión de los monjes. De esta forma, los monjes de St Sixtus retomaron la producción de cerveza en su monasterio de Westvleteren. La exclusiva y prestigiosa Westvleteren XII es su buque insignia, y es conocida por su fama como la mejor cerveza del mundo.


La pérdida de la licencia obligó a St Bernardus a entrar en el mercado por cuenta propia. Sus cervezas ya no podían mostrar ningún elemento religioso, por lo que el monje de las etiquetas perdió el hábito y el casquete. Como curiosidad, comentar que en una de cada mil etiquetas, el señor que aparece en ellas está guiñando un ojo


La expansión de las cervezas St Bernardus


En 1998, Hans Depypere decidió invertir en el negocio cervecero y adquirió la fábrica Brouwerij St Bernardus, renovó el equipo y aumentó la producción.  Poco a poco, las cervezas de abadía St Bernardus fueron adquiriendo un gran prestigio. Un proceso elaboración cuidado y meticuloso y la gran calidad de sus ingredientes son los responsables de unas cervezas de calidad extrema. 


Además, sus cervezas se basan en las recetas de las cervezas de Sint Sixtus y se sigue usando la levadura original. Su catálogo incluye la extraordinaria St Bernardus ABT 12, la homóloga de Westvleteren XII, una Quadrupel de carácter delicado y complejo con sabor a  caramelo, malta y levadura.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Kentucky Brunch Brand Stout, una de las cervezas más exclusivas del mundo

La gran inundación de cerveza en Londres

Alquiler de grifos de cerveza en Málaga